Los docentes sostienen que las ‘"escuelas libres" no son deseadas

Una nueva encuesta realizada por la National Union of Teachers (NUT), afiliada a la IE, a los padres británicos ha concluido que la mayoría de las nuevas ‘"escuelas libres" que se están abriendo en Inglaterra no son deseadas ni necesarias.

Una cuarta parte de los 1.000 padres encuestados apoyarían la apertura de una escuela libre en su zona, un 31% está en contra y un 43% no está seguro.

Estas escuelas, fundadas por grupos de padres, organizaciones de caridad y de base religiosa, estarán financiadas directamente por el gobierno británico pero se encontrarán fuera del control de las autoridades locales.

NUT está organizando campañas contra las escuelas libres y la conversión de las escuelas ya existentes a la condición de academia.

Ambos tipos de escuelas serán lo que el gobierno conservador británico conoce como escuelas estatales independientes, con una mayor libertad sobre el plan de estudios y las condiciones y los salarios de los docentes. Sin embargo, los docentes contratados en ellas no necesitarán contar con una cualificación docente oficial.

En septiembre de 2010, el gobierno aprobó provisionalmente la apertura de 16 escuelas libres para el inicio del próximo curso académico. Desde entonces, se ha dado el visto bueno a otras nueve.

NUT solicitó a la respetada sociedad de encuestas YouGov que llevara a cabo una encuesta a más de 1.000 padres de 22 localidades de toda Inglaterra en las que se hubiese planeado la apertura de alguna escuela libre.

Cuando se les preguntó sobre qué grupos deberían dirigir estas escuelas, alrededor de la mitad dijo que deberían hacerlo las autoridades locales, un 43% dijo los docentes, un 30% dijo organizaciones de caridad, un 25% dijo los padres y un 15% dijo empresas privadas. En la encuesta se podían especificar tantas opciones como se deseara.

Aproximadamente la mitad de los encuestados dijo que se necesitaba una escuela nueva en su zona, mientras que la otra mitad sostenía lo contrario. Sin embargo, el 31% dijo que estaba en contra o "tendía a estar en contra" de una nueva escuela libre.

La mayor parte de los padres no se mostró ni a favor ni en contra de la apertura de una escuela de este tipo en su localidad, o no sabía qué opinar al respecto.

La mayoría de los padres encuestados (72%) dijo pensar que todas las escuelas nuevas financiadas públicamente deberían seguir el plan de estudios nacional y que los niños deberían tener docentes cualificados (78%).

Al preguntarles qué impacto pensaban que podría tener una escuela libre sobre las otras escuelas de su localidad, uno de cada cinco dijo que elevaría el nivel, mientras que uno de cada cuatro no sabía qué opinar.

Según la Secretaria General de NUT, Christine Blower: "Esta encuesta muestra claramente que los padres no piden que se creen escuelas libres, no les molesta que las escuelas deban rendir cuentas a la comunidad a través de las autoridades locales elegidas democráticamente, y rechazan totalmente la idea de que la educación de sus hijos pase a manos de empresas privadas.

"Las escuelas libres no se desean ni son necesarias. Son divisivas e irresponsables. Ya es hora de que el gobierno deje de jugar con el futuro educativo de este país basándose en el mero hecho de que pueden hacerlo".

Los críticos también sostienen que las escuelas especializadas son caras de dirigir y surgirán en las zonas ricas, agotando los recursos vitales de las escuelas ya existentes.

La Secretaria General de NASUWT, Chris Keates, dijo que el reducido número de escuelas libres que se está solicitando (25) deja entrever que el público quiere escuelas locales de calidad dirigidas por consejos locales elegidos democráticamente.

Añadió: "El Secretario de Educación insinúa que quiere que las escuelas libres sean motores de la movilidad social, pero en muchos casos, lo único que hacen las escuelas libres anunciadas hasta ahora es fragmentar las comunidades y sumirnos en una segregación y separación sociales todavía mayores".

Comparte esta página