La voz de los docentes en la Conferencia Internacional del Trabajo, por Cécile Kohler

Cécile Kohler, responsable de relaciones internacionales de la FNEC FP-FO (Francia), participó en la 107ª Conferencia Internacional del Trabajo (CIT), celebrada en Ginebra del 28 de mayo al 8 de junio de 2018, como delegada de la Internacional de la Educación. Hoy nos habla de esta experiencia y sobre su intervención en la Comisión de Aplicación de Normas para el caso de Serbia.

¿Por qué decidió participar en la delegación de la Internacional de la Educación en el marco de la 107ª Conferencia Internacional del Trabajo?

Empecé a trabajar en esta cuestión en mi sindicato, sobre todo para defender las condiciones de trabajo del personal docente, que no dejan de empeorar. Fundamentalmente, me siento comprometida con la noción de un sistema escolar republicano, que significa que todos los estudiantes puedan seguir los mismos programas de estudios en todo el país. Participar en la Conferencia Internacional del Trabajo, en la Comisión de Aplicación de Normas (CAN), como integrante de la delegación de la Internacional de la Educación (IE), ha marcado un momento importante en mi vida como activista sindical.

Una delegación de mi confederación, Force Ouvrière, participa activamente en la CIT, en particular en la CAN, pero yo deseaba llevar también la voz del personal docente. ¿Por qué? Porque la educación es un sector clave. Una sociedad donde el sistema escolar está amenazado es una sociedad donde toda la estructura de derechos democráticos y sociales está en peligro, especialmente la libertad de pensamiento y de expresión.

En mi opinión, la Organización Internacional del Trabajo, creada después de la Primera Guerra Mundial como respuesta a las necesidades de los trabajadores, y con un enorme apoyo en todo el mundo, es una institución con una importancia fundamental.

¿Podría explicar qué la motivó a intervenir en el caso de Serbia en la Comisión de Aplicación de Normas?

En Serbia, como en muchos países de Europa, el sector de la educación es víctima de una política de austeridad. Por eso, en nombre de la IE, que me ha confiado esta labor, he querido llevar la voz del TUS (Sindicato de trabajadores de Serbia) a la Comisión de Aplicación de Normas.  Era muy importante para mí por dos razones. La primera es que lo que le está ocurriendo al personal docente serbio es inaceptable. La segunda es que la situación de Serbia es la situación del personal educativo de todo el mundo, y Europa no es ninguna excepción.

¿Cuáles han sido los principales retos de esta intervención?

Lo que estaba en juego era el Convenio 144 sobre las consultas tripartitas para promover la aplicación de las normas internacionales del trabajo de 1976. Este convenio está relacionado estrechamente con el Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación (nº 87) y el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva (nº 98). El Convenio 144 prevé el establecimiento de una consulta tripartita para promover la ratificación de los Convenios de la OIT.

En Serbia hay convenios colectivos en todos los sectores de la educación. Pero en la educación superior, las negociaciones, que comenzaron en 2015, todavía no han dado su fruto, según el TUS por motivos financieros. Nosotros hemos querido destacar que la educación de calidad es fundamental para el desarrollo económico y social y requiere una inversión por parte del Estado, tal como defienden las recomendaciones de 1966 y 1997 de la OIT y la UNESCO.

También trasladamos las preocupaciones del TUS, que no ha sido consultado sobre la ley relativa a la reforma del sistema escolar a pesar de su impacto en los derechos del personal, unos derechos que ya se encuentran muy debilitados. La mayoría de los trabajadores tienen condiciones de empleo precarias y contratos definidos. Los salarios se redujeron en un 10 % en 2014. A pesar de haber aumentado, todavía son un 16 % más bajos que el salario medio en Serbia, es decir, cerca de 357 € al mes, un salario realmente bajo en Europa. Tampoco se le ha consultado sobre el proyecto de ley relativo al derecho de huelga, a pesar de que la educación es uno de los servicios «esenciales», así que el derecho de huelga es muy limitado.

Por último, el TUS cuestionó los criterios que definen la representatividad de los sindicatos. Pedimos elrestablecimiento del diálogo con el gobierno para que se escuche al sindicato en la misma medida en que se escucha a las otras partes y a las otras organizaciones.

¿Cuáles son las relaciones entre esta intervención, su participación en la CIT de forma general, y los retos a los que se enfrenta su sindicato a nivel nacional?

Si los derechos se ven mermados en un país, las repercusiones se propagan a los otros países. Nosotros consideramos que en Europa, como en todo el mundo, los gobiernos están adoptando una política de regresión social y las libertades sindicales están en peligro.

Por eso habíamos preparado una intervención sobre Turquía, pero al final no fue seleccionada.  La situación de los representantes sindicales de EGITIM-SEN, el sindicato de docentes turcos, es alarmante. Entre septiembre de 2016 y agosto de 2017, en menos de un año, 1620 de sus miembros fueron despedidos, 48 de ellos eran integrantes del Consejo. Solo 6 de ellos han vuelto a sus cargos.  Yo creo que ahora nuestro apoyo es más imprescindible que nunca.

En Francia, como en toda Europa, muchos docentes han sufrido recortes en sus salarios y un aumento en las cotizaciones de jubilación y los impuestos. Al mismo tiempo, la Ministra de Educación Superior e Investigación y el Ministro de Educación Nacional han forzado, contra la voluntad de la mayoría de docentes, un proceso de selección en la universidad y una reforma de la secundaria y la educación superior, que se inclinan más hacia la implementación de programas de estudios individualizados y de títulos no reconocidos oficialmente.  Por último, también está en peligro el sistema de jubilación.

En este sentido, la necesidad de defender los derechos y los valores de las recomendaciones de la UNESCO y la OIT, además de los Convenios de la OIT, es ahora más urgente que nunca y el papel que desempeña la Internacional de la Educación y sus afiliadas es fundamental. 


8d777f385d3dfec8815d20f7496026dc6457.png

Cécile Kohler

Cécile Kohler se unió al Syndicat national Force ouvrière des lycées et collèges (SNFOLC) en su primer año de enseñanza en 2009. Desde 2011 es delegada sindical en su institución. Desde 2016 se ocupa de las actividades de ámbito nacional relacionadas con su labor como responsable de relaciones internacionales de la Fédération de l’Enseignement, de la Culture et de la Formation Professionnelle Force Ouvrière (FNEC FP-FO).

Comparte esta página

Tweets

Síguenos

Perfiles de países