• Mundo de la Educación
  • Blog
  • “¡Suscitemos un debate mundial sobre las excepciones a los derechos de autor para la educación y la investigación!”, por David Edwards

“¡Suscitemos un debate mundial sobre las excepciones a los derechos de autor para la educación y la investigación!”, por David Edwards

Hoy es el Día Mundial de la Propiedad Intelectual, un buen día para recordar que ya es hora de reformar la legislación relativa a los derechos de autor. Necesitamos que se adopten medidas para cambiar los sistemas de derechos de autor que obstaculizan la libertad de expresión y no consiguen promover unas sociedades diversas y prósperas en beneficio de todos.

La legislación relativa a los derechos de autor tiene un gran impacto en las actividades cotidianas de la enseñanza y el aprendizaje en todos los niveles de la educación, desde la primera infancia hasta la educación superior. 

 

Actualmente, la legislación crea con demasiada frecuencia barreras financieras y jurídicas que perjudican a la educación y la investigación de calidad, al bloquear la capacidad de los educadores, los investigadores y los estudiantes de adaptar, crear y compartir materiales de enseñanza y aprendizaje y al infringir el derecho más fundamental a la libertad de expresión. 

 

La necesidad de una reforma global de los derechos de autor 

 

Mientras el mundo prosigue su búsqueda de los mejores mecanismos para apoyar la puesta en práctica de los derechos humanos y la agenda de desarrollo sostenible, es esencial que la reforma esté dirigida por las necesidades de la educación y la investigación, así como del interés público, y que aborde las lagunas legales existentes, tal como hizo el Tratado de Marrakech de la OMPI. De lo contrario podríamos ver más situaciones como esta o esta. 

 

Con el fin de dar un paso más para alcanzar un consenso mundial, la IE, junto con otras 40 organizaciones, aprobó recientemente un proyecto de tratado internacional sobre los derechos de autor para la educación y la investigación (TERA, por sus siglas en inglés). Aborda las lagunas legales relativas a la colaboración y el intercambio transfronterizos y equilibra cuidadosamente los derechos de los creadores y los usuarios. El TERA supondría una mejora para muchos educadores, investigadores y estudiantes, incluso para aquellos con discapacidades. En términos más generales, sería beneficioso para el desarrollo de unas sociedades sostenibles, innovadoras y creativas. 

 

Esperamos que junto con los Estados Miembros que apoyan a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual podamos acelerar los progresos para disponer de un instrumento equilibrado de derechos de autor a nivel mundial. De este modo, la OMPI, como agencia especializada de las Naciones Unidas, podrá aportar una contribución importante al cumplimiento del ODS 4 relativo a la educación de calidad, y también al ODS 5 relativo a la igualdad de género, al ODS 9 relativo a la industria, la innovación y la infraestructura y al ODS 10 relativo a las reducción de las desigualdades. 

 

El derecho a la educación y los derechos de autor 

 

El acceso justo a los materiales para la enseñanza y el aprendizaje es una parte fundamental del derecho a la educación y es esencial para la implementación del ODS 4. Todas las personas con experiencia en la enseñanza saben que, además de los libros de texto y de otros materiales previamente preparados, la integración de ejemplos reales y obras creativas suplementarias es esencial. Nosotros, como docentesexhibimos videos adicionales en clase, pegamos una imagen motivadora en una hoja de trabajo, usamos diferentes fotografías para explicar los eventos históricos, cantamos canciones modernas en clase, discutimos las noticias de internet o participamos en intercambios en línea con clases en el extranjero. Y, debido a que el tema del Día Mundial de la Propiedad Intelectual de hoy es Aspirar al oro: La PI y el deporteañadamos a la lista las noticias deportivas y música para movimientos. 

 

La legislación en materia de derechos de autor está básicamente a nuestro alrededor. Para poder hacer una diferencia necesitamos una legislación justa en materia de derechos de autor que nos ayude a aspirar a un oro muy específico: el derecho a la educación. 

 

La libertad académica para elegir y adaptar materiales 

 

También es importante considerar esta situación desde una perspectiva profesional. A nivel internacional se reconoce que “la selección y la adaptación del material de enseñanza” (UNESCO/OIT 1966) es fundamental para las libertades académicas y profesionales de los docentes. Cuando la legislación en materia de derechos de autor es demasiado restrictiva, cara y burocráticamente complicada, estas libertades se ven restringidasEn consecuencia, los docentes pueden verse forzados a utilizar materiales producidos comercialmente, se les obliga a trabajar en zonas de ambigüedad jurídica y, en última instancia, no pueden cumplir sus misiones públicas. Es especialmente importante tener esto en cuenta en aquellos países donde las publicaciones educativas están censuradas, son demasiado caras o no son relevantes a nivel local, aunque en todas partes los docentes realizan la compleja tarea de adaptar los materiales de enseñanza a las diversas poblaciones de estudiantes. 

El deseo de reforma está creciendo, ya sea para actualizar la legislación en materia de derechos de autor como para cubrir también el uso de los trabajos digitales en la educación o proponer soluciones transfronterizas. 

 

Se necesitan soluciones internacionales para la educación moderna 

 

La Unión Europea, por ejemplo, reconoce que es esencial que exista un “mayor acceso transfronterizo a los contenidos en línea” para la colaboración y el intercambio y recientemente ha aprobado una excepción a los derechos de autor para la educación, de carácter obligatorio en toda la UE. También estableció una excepción para la minería de textos y datos que permitiría a los investigadores de toda Europa analizar grandes bases de datos de investigación. 

A nivel internacional, los Estados miembros de la OMPI, entre los que se incluye la UE, ya decidieron en 2012 que era hora de hacer avanzar el trabajo normativo internacional sobre este temaEs una petición de hace mucho tiempo, particularmente de los países en desarrollo. 

 

¿Hay esperanzas de que se logre avanzar en la OMPI en 2019? 

 

A pesar de este reconocimiento, los progresos realizados en la OMPI han sido lentos. Ahora, siete años después, podría haber posibilidades, ya que el Comité Permanente de la OMPI de Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR)ha adoptado un Plan de Acción para la educación, la investigación y las personas con discapacidades. Se celebrarán eventos regionales en Singapur, Kenia y República Dominicana, así como una conferencia internacional en Ginebra, todos dedicados a las excepciones y limitaciones a los derechos de autor. 

 

Podemos aumentar el impulso de la OMPI utilizando este Día Mundial de la Propiedad Intelectual para suscitar un debate mundialque preste una atención generalizada a aquellos que están interesados ​​en el derecho al conocimiento y a un acceso y un uso justos de las obras para la enseñanza y el aprendizaje. 

Podemos dedicar este año a compartir la voz de la profesión y hay varias cosas que ustedes puede hacer: 

 

  1. Respaldar el TERA – el proyecto de tratado mundial: http://infojustice.org/tera;  

  1. Participar en los debates bianuales que tienen lugar en el Comité Permanente de la OMPI de Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR); 

  1. Participar en los seminarios regionales de la OMPI o en la conferencia internacional que tendrá lugar en octubre en Ginebra para compartir sus historias.  


8d777f385d3dfec8815d20f7496026dc6144.png

David Edwards

David Edwards es Secretario general de la Internacional de la Educacion.

Comparte esta página

Tweets

Síguenos

Perfiles de países